Tres personas (una pareja y un amigo) navegaban por el río Santa María (Brasil) y en el camino se encontraron con una anaconda la cual fastidiaron. El hecho les salió caro.

Tanto las reservas como los parques nacionales pertenecen a los animales, son su hábitat. El objetivo de estos es que no intervenga la mano humana, son lugares para pasear, contemplar y aprender de la naturaleza.

Lamentablemente un grupo de visitantes brasileros, excitados por encontrarse una anaconda que medía aproximadamente cinco metros de largo, infringieron la ley de mantener la paz de los animales en estos lugares y comenzaron a molestar a este reptil. El hecho no les salió barato: la policía ambiental de Brasil los multó por “daño ambiental” y cada uno tendrá que pagar 1.500 reales (635 dólares)

Una pareja brasileña junto a un amigo navegaban por el río Santa María y se cruzaron con una temible anaconda.

La serpiente se calcula que medía hasta cinco metros de largo y, por el tamaño de su vientre, parecía haber comido recientemente.

Por este hecho, la policía ambiental de Brasil los multó por daño ambiental y deberán pagar 1.500 reales cada uno (unos 635 dolares).

A continuación el video en el que Sirlei Oliveira, Betinho Borges y Rodrigo de Miranda Santos persiguen e intentan atrapar a la anaconda.