Tras la caída de la producción de vehículos en Brasil, Volkswagen de Córdoba suspenderá durante dos semanas a 900 operarios de dos de sus tres centros industriales, donde fabrica las cajas de transmisión MQ 200. En la planta de Pacheco, Buenos Aires, se paralizaron esta semana las tareas de 4.000 operarios.

Las cesaciones afectarán a una de las tres plantas del Centro Industrial Córdoba de Volkswagen Argentina, donde se fabrican las cajas MQ 250, MQ 200A y MQ 200B. Esas son las utilizadas por la compañía en modelos como Gol, Golf, Seat, Bora, Beetle, Fox, Polo, Suran y en la marca checa Skoda, también del grupo alemán.

Según trascendió, la decisión fue producto de la caída de la demanda de 30.000 cajas de velocidad desde Brasil y se plantearon suspensiones en dos tandas que van desde el lunes 28 de julio hasta el 1 de agosto inclusive y más adelante, en la primera semana de septiembre, desde el lunes 1 al viernes 5, inclusive. En tanto, los trabajadores percibirán el 75% de sus salarios.

“Tenemos que ver si el 75% que nos van a pagar es sobre el salario bruto o neto. Porque la diferencia es importante”, opinó Sergio Folchieri, integrante de la Lista 2 opositora. Según Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), la paga será sobre el salario bruto.

«Queremos procurar que se vea la forma que afecte de menor manera a los compañeros. Estamos preocupados y ocupados en el tema», sostuvo Leonardo Almada, vocero de la seccional cordobesa del SMATA, quien aclaró que está en constante diálogo con la empresa.

A principios de junio pasado, por el faltante de una pieza, la automotriz alemana también había suspendido por dos días las mismas plantas.

Mientras tanto, los 700 operarios de la fábrica de cajas de transmisión MQ250, que se exportan a España, cumplirán su jornada normalmente.