La organización mediática sin fines de lucro divulgó todos los datos que fueron hackeados de Sony en diciembre del año pasado. Entre las miles de reseñas se encuentran correos electrónicos y documentos con referencias confidenciales de la empresa.

Volvió a estar en jaque el debate sobre el alcance de los derechos de información y libre expresión en contraposición con el de propiedad privada con la última gran publicación de WikiLeaks. El sitio puso a disposición del mundo los archivos que fueron filtrados de Sony Pictures en diciembre del año pasado.

En la página web se encuentran  173.132 correos electrónicos, 2200 direcciones de mail pertenecientes a empleados de la compañía y 30.287 documentos que contienen información judicial y conversaciones personales con datos sensibles sobre los altos ejecutivos de la firma.

El fundador de la organización, Julian Assange, detalló que muchos periodistas ya los tenían en sus manos y que decidió alojarlos en su plataforma para que cualquier interesado pueda leerlos.

Para aquellos que quieran verlos en detalle lo pueden hacer:

https://wikileaks.org/sony/press/