Tras 14 años de prohibición, la consola de Microsoft estará disponible en al amanecer del lunes en el país oriental.

Con los primeros rayos del sol, cuando las tiendas electrónicas y de videojuegos abran sus puertas, estará disponible la Xbox One en China. La noticia viene a contrarrestar los rumores esparcidos la semana pasada de que no llegaría hasta finales de año.

Será la primera vez en 14 años que se podrá conseguir oficialmente una consola en el país. Sobre esta recaía una prohibición, al igual que a los productos fabricados en el exterior en materia de software e internet, que pretendía salvaguardar a los jóvenes de influencias negativas.

Se podrá comprar en 4000 puntos de ventas distribuidos en 37 ciudades. La versión con Kinect costará 4220 yuanes, mientras que sin el mismo valdrá 3699 yuanes. Habrá que esperar para ver la repercusión de esta apertura en las ganancias de Xbox One, que desde su lanzamiento siguen siendo menores a las de PlayStartion 4.