“Obama, se suponía que tu política exterior de intervención en Irak era para la preservación de vidas estadounidenses y sus intereses. Así que, ¿por qué es que estoy pagando con mi vida el precio de tu interferencia?”, acusó el estadounidense, minutos antes de ser decapitado por un miembro del Estado Islámico.

La víctima fue identificada como Steven Joel Sotloff, un periodista de 31 años, secuestrado en agosto de 2013, en el norte de Siria, cerca de la ciudad de Alepo. El reportero -que trabajaba como «freelance» y colaboraba en medios como la revista Time, WorldAffairs y Christian Science Monitor – ya había sido amenazado en la filmación del asesinato de James Foley.

El hecho fue dado a conocer mediante la publicación de un video de casi tres minutos, titulado “Un segundo mensaje para América”. En la filmación, cuya autenticidad no pudo ser confirmada aún por Estados Unidos, se ve a Sotloff con su cabeza rapada y con un traje naranja similar al que tenía su colega James Foley en el video de su decapitación.

En su discurso, el verdugo enmascarado -que se trata de un yihadista británico- amenaza además a un rehén británico, al que identifica como David Haines. Este hombre es un trabajador humanitario británico secuestrado por la milicia en marzo de 2013 en un campo de refugiados del norte de Siria, cerca de la frontera con Turquía.

“A medida que tus misiles continúen golpeando a nuestra gente, nuestro cuchillo continuará cortando los cuellos de tu gente. Aprovechamos esta oportunidad para advertir a aquellos gobiernos que entren en esta malvada alianza con Estados Unidos contra el Estado Islámico de que se retiren y dejen a nuestra gente en paz», amenazó el yihadista al presidente norteamericano.

Karen Milessi