En medio de una caída brutal del petróleo a nivel mundial, con los precios más bajos en una década, la petrolera estatal YPF volvió a aplicar ayer un nuevo aumento al precio de sus combustibles, en este caso cercano al 1 por ciento, lo que significa casi 10 centavos más por litro, en lo que expresa el segundo aumento en lo que va del año.

Se estima que los aumentos serán mensuales, ya que si bien el petróleo bajó en el mundo, la inflación en nuestro país, no.