El juez de Ejecución Penal Axel López, fue enviado a juicio en noviembre pasado en una ajustada votación del Consejo de la Magistratura, que tuvo como inédita característica que no dispuso la suspensión de López en el cargo mientras se sustancia el proceso en el que podría llegar a ser destituido.

Esta mañana, al iniciarse el juicio político en los salones del Consejo de la Magistratura, el consejero acusador Jorge Candis reclamó la destitución de López por el mal desempeño que, según su criterio, se ciñe en “analizar la libertad de los condenados con liviandad total” y con falta de compromiso” con las exigencias de su cargo.

Según Candis, el juez omitió evaluar situaciones que le hubieran permitido concluir que el condenado Cabeza “no estaba en condiciones de ser reintegrado a la vida social”.

El acusador consideró “lamentable” la forma en que desarrolla su trabajo el juez cuestionado.

Esta mañana, al llegar a la sala de audiencias, el ex juez de la Corte Raúl Zaffaroni (co-defensor de López junto con el abogado Adrián Albor), advirtió sobre los riesgos que implica para los magistrados la eventual destitución del juez enjuiciado y reivindicó que está siendo sometido a un proceso de destitución por haber cumplido con lo que era obligación por su cargo.