El uso de materiales amigables con el ambiente de la industria textil y un consumo responsable son temas urgentes que necesitan aplicarse en Latinoamérica, afirmó la creadora de la iniciativa Costa Rica Fashion Summit, Andrea Somma, evento que busca impulsar una moda sostenible. La cantidad de agua que se desperdicia para producir una prenda, los tintes tóxicos que se vierten a los ríos y las condiciones de precariedad laboral de quienes las fabrican son algunas de las prácticas que busca cambiar esta amante de la moda.

Para Somma, el tema de la sostenibilidad en la industria textil es urgente, porque necesita de un consumidor más educado, que pueda tomar decisiones más informadas a la hora de comprar una prenda, no solamente en temas de la contaminación que se genera cuando se produce la ropa, sino también sobre las condiciones laborales de las personas que las fabrican.

“Se trata de sostenibilidad ambiental y justicia social, esto es muy importante porque de nada sirve tener un medioambiente limpio si tenemos a las personas trabajando en condiciones precarias, así que las dos cosas van de la mano”, expresó Somma, una uruguaya radicada en Costa Rica promotora y filántropa de la moda.