El joven ruso derrotó al italiano Paolo Lorenzi por 6-4 y 6-2 en el ATP 250 sobre el polvo de ladrillo croata. Había entrado como perdedor afortunado y a sus 19 años logró el primer título de su carrera.

La gran sorpresa de la semana se la llevó sin dudas un jugador que se metió en el cuadro principal debido a la baja del crédito local Borna Ćorić, superando en el arranque al batallador argentino Carlos Berlocq y sacando del torneo al defensor del título Fabio Fognini, terminando celebrando en una final soñada.

Andrey Rublev, 74° en el ranking, salió desplegando golpes precisos en el comienzo ante Paolo Lorenzi (34° y cuarto favorito) colocándose fácilmente 4-1 manejando el trámite y así lograr ponerse arriba 6-4.

El italiano de 35 años pareció abatido físicamente ante la potencia del rival que creció no solo en su juego sino que se hizo fuerte en el servicio obteniendo el 68% de los puntos, quebrando nuevamente en el quinto game y encaminar la victoria 6-2 tras una hora y 16 minutos de partido.

Rublev de 19 años que había entrado como lucky loser, logró el primer título en su primera final ante el italiano que no pudo llevarse su segundo certamen (Kitzbühel 2016) siendo el segundo ruso en ganar aquí tras Nikolay Davydenko en 2009, en el ATP 250 de Umag al noroeste de Croacia que repartió 482.060 euros en premios.