Mientras presidía Shell Argentina, Aranguren fue nombrado Vicepresidente de Suministros y Distribución en Shell Oil Products Latin America (SOPLA), entre 2003 y 2005, “parte de la cual también incluía ser director representante del accionista en algunas de las entidades que operaban en la región” y “en el marco de esa función laboral, fui director de Shell Western Supply and Trading Limited con sede en Barbados, cargo que dejé hace más de 12 años”, expresó.

Según el funcionario “ser director en estas firmas, como la operatoria de las mismas, no constituye per se un delito ni viola la ley”. En ese sentido, señaló que “el grupo Royal Dutch Shell plc es una organización multinacional con actividades en múltiples países del mundo y Shell C.A.P.S.A. es su filial en Argentina. En mis asignaciones como expatriado (entre 1995-1997) o cuando desempeñé además de un puesto local otro regional, tuve presencia en directorios de varias compañías donde el grupo RDS tenía intereses”.

“Operar comercialmente en los países antes mencionados tampoco es un delito. No hay una prohibición legal de realizar actividades comerciales en dichos países. Cabe aclarar además que mientras estuve en la empresa, las filiales se dedicaron exclusivamente a actividades petroleras”, añadió.

Si bien no mencionó explícitamente sus vínculos con Sol Antilles and Guianas Ltd, Aranguren había manifestado al matutino La Nación que no había sido partícipe en una sociedad con ese nombre, aunque la vinculó con otra offshore denominada Shell Overseas Limited, que participó de operaciones petroleras millonarias en varios países del Caribe.

Por otro lado, Aranguren hizo referencia a “las notas y comentarios periodísticos [que] relacionan estas actividades de mi etapa laboral en Shell con las compras de Gas Natural Licuado (GNL) y gasoil, a través de ENARSA y CAMMESA, respectivamente, realizadas durante la actual gestión de gobierno”.

“Quiero aclarar una vez más que, tal como lo ordena la Ley de Ética en el Ejercicio de la Función Pública, desde que soy Ministro no tuve participación en ninguna operación adjudicada a Shell ni en ninguna otra actuación referida particularmente a Shell. Todas las compras de ENARSA y CAMMESA se hacen a través de licitaciones públicas, abiertas y transparentes, en las que se convoca a proveedores de todo el mundo [y] se adjudican a la oferta más conveniente para el erario”, expresó.

Por ello, reiteró el ministro, “cuando la oferta seleccionada es de Shell me abstengo de intervenir y ordeno el envío de las actuaciones al Ministro de Producción, que me subroga como consecuencia de mi excusación en todo lo relacionado particularmente a mi anterior empleador, conforme lo aprobara el Presidente Macri por el decreto 1006/2016”.

A su vez, Aranguren subrayó que “no he tenido intervención alguna en compras de gasoil importado realizadas por CAMMESA, que fueron consecuencia de licitaciones internacionales llevadas adelante por YPF en virtud de un acuerdo entre ambas empresas, y las que fueron auditadas por SIGEN, verificándose que en todo momento he cumplido con mi deber de abstención”, y señaló que “ENARSA ha remitido a la Jefatura de Gabinete de Ministros, a la Oficina Anticorrupción y a la SIGEN toda la documentación de las licitaciones adjudicadas a Shell”.

“Por último quiero recordar que en septiembre de 2016 me desprendí de mis acciones en Shell, que eran fruto de mis 36 años de trabajo en la empresa. Lo hice siguiendo una recomendación de la Oficina Anticorrupción aun cuando ese mismo organismo aclaró que no había una obligación legal de hacerlo. Dejé constancia de los montos percibidos ante escribano público y en mi última Declaración Jurada correspondiente al año 2016 presentada ante la Oficina Anticorrupción”, concluyó.