El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, afirmó que entre mañana y el lunes «el precio del gasoil debería bajar 1,8%» y, en cambio, la nafta tendría que tener un «incremento del 0,6%».

Estas variaciones se desprenden de un acuerdo firmado entre el Gobierno Nacional, productores y refinadores a principios de año para evitar subas de combustibles durante el primer trimestre.

«A principio de este año, se firmó un acuerdo entre los productores y refinadores a través del cual el Estado Nacional propuso un mecanismo de acercamiento a los precios internacionales del crudo», remarcó ayer Aranguren durante la conferencia de prensa convocada a raíz del ajuste en las tarifas de gas.

En línea con ese mecanismo, el ministro precisó que entre el domingo y lunes «la nafta tendría una suba del 0,6% y el gasoil debería bajar un 1,8%».

«Espero que todas las compañías cumplan con el acuerdo que hemos firmado y en los próximos días esto se vea reflejado en los surtidores», concluyó el funcionario.

El funcionario recordó además que a partir de este sábado «entra en vigencia una resolución por la cual todas las estaciones de servicio del país tienen la obligación dentro de las 8 horas que se produce un cambio de precio de subir esa variación a la página web del Ministerio de Energía».

De esta manera, Aranguren indicó que «todo el mundo va a tener acceso a una aplicación para todo tipo de teléfono y computadora para ver en tiempo real cuál es el precio de cada estación de servicio y si ve que hay una diferencia entre el precio de la estación y lo que está en aplicación hay un botón para denunciarlo».