Con el objetivo de agilizar la operatoria, en el Banco Central (BCRA) evalúan lanzar cheques electrónicos para reemplazar a los tradicionales, confeccionados en papel. Así lo anunció ayer el vicepresidente de la entidad, Lucas Llach. “Estamos trabajando con los bancos para el cheque puramente electrónico”, afirmó.

Por ahora, la iniciativa está en estudio y no tiene una fecha de salida pero en el BCRA creen que es posible legal y técnicamente. Por el momento, debe superar un escollo legal: hoy, el cheque físico funciona como título ejecutivo, es decir, que se debe presentar al juez en caso de que no se realice el pago.

Los funcionarios del organismo están convencidos de apostar a la innovación tecnológica en la industria financiera, ya que consideran que facilita la inclusión digital, reduce costos y genera eficiencia. En su presentación de ayer en el Congreso Internacional de Tecnología organizado por la Asociación de Marketing Bancario Argentino (AMBA), Llach destacó: “El sistema financiero necesita una revolución tecnológica”.

En el BCRA saben del papel preponderante que tiene el cheque en la economía argentina, especialmente en el universo Pyme, ya que no solamente funciona como medio de pago sino también como instrumento de financiamiento (al permitir el diferimiento, el descuento y el endoso). Según las estadísticas del organismo, el año pasado se compensaron en el sistema bancario más de 86 millones de cheques por $ 2,8 billones. Hasta mayo de 2017, en tanto, se compensaron cerca de 35 millones de cheques por un total de $ 1,3 billones.

A fin de agilizar la operatoria con cheques físicos, desde noviembre del año pasado el BCRA habilitó el depósito electrónico de dichos documentos. Ya hay varios bancos que ofrecen a sus clientes la posibilidad depositar cheques enviando imágenes del frente y dorso mediante aplicaciones para celulares o homebanking.

A fin de reducir el uso del cheque en tanto instrumento de pago, la actual conducción del BCRA promovió las transferencias electrónicas inmediatas. Esta alternativa no solo permite eliminar el trámite de ir a depositar los cheques sino que también evita el pago del impuesto a los débitos y créditos.

Otra iniciativa que va en el mismo sentido es el Debin, que según Llach deberá estar disponible en todos los bancos a partir del 14 de agosto. Se trata de un producto que permite concretar cobros de bienes y/o servicios mediante débito “en línea” en la cuenta del cliente bancario y acreditar el monto “en línea” en la cuenta del receptor. La operatoria es similar a la del débito directo pero se diferencia en que, con el DEBIN, el cliente bancario recibe una propuesta de débito por parte de un tercero y, a fin de proceder al pago en línea, debe autorizarlo.

Compartir
Artículo anteriorAgenda del Presidente en Santiago de Chile
Artículo siguienteDe víctima a procesado: la historia del Fiscal Cartasegna
Fondo Mancomunado

Es una cooperativa otorga financiación a aquellos denominados “excluidos del sistema”, brindándole la oportunidad de restablecerse. Por otro lado, creamos un sistema para todos aquellos que deseen de una manera sencilla y de escasa inversión aumentar su patrimonio e ingresar a Fondo Mancomunado en distintas categorías, las cuales se dividen según el monto de inversión. Usted se beneficiara aportando a la cooperativa uno o más nuevos inversores, los cuales ingresaran en su misma categoría o una superior. Esto le permitirá percibir el 60% del monto que abone el miembro aportado.
http://www.fondomancomunado.com.ar