El fiscal de La Plata Fernando Cartasegna fue procesado por los cargos «falsedad ideológica de documento público, violación de medios de prueba, incumplimiento de promover la persecución y represión e incumplimiento de los deberes de funcionario público».

Así lo decidió el fiscal Álvaro Garganta tras una auditoría realizada en la fiscalía donde se desempeña el imputado, quien fue licenciado por la Procuración General de la Suprema Corte por las agresiones que sufrió y que en primera instancia parecían estar relacionadas a las causas que investigaba.

Luego de esos presuntos ataques, el procurador Julio Conte Grand resolvió que las causas que tenía Cartasegna se distribuyeran en cuatro fiscalías y ordenó una auditoría, la cual detectó irregularidades en el funcionamiento de esa Unidad Funcional de Instrucción -(UFI) 4 del Departamento Judicial de la Plata, la cual es´ta especializada en delitos relacionados con la trata y los abusos sexuales-.

A partir de esos resultados, el fiscal General de La Plata, Héctor Vogliolo, radicó una denuncia penal y Garganta optó por citar a declaración indagatoria a Cartasegna aunque aún este evento no tiene fecha.

El vocero explicó que Garganta no puso fecha para la declaración indagatoria debido a que previamente Cartasegna debe ser suspendido en el cargo por un jurado de Enjuiciamiento o por un sumario de la Procuración.

La fuente detalló que se encontraron causas que estaban con mucho retraso y el faltante de elementos que se secuestran en las investigaciones, entre ellos unos 100.000 pesos.

El vocero detalló también que en la fiscalía se encontró cocaína que había sido secuestrada en un procedimiento pero que no existía ninguna causa vinculada a esa droga incautada.

También llamo la atención el hallazgo de caratulas en blanco pero a las que se les asignaba un número de causa, por lo que los investigadores sospechan que podían ser utilizadas para en lo que la jerga judicial se denomina «saltear» al fiscal de turno.

La fuente puntualizó que además de Cartasegna, el fiscal procesó a parte de su equipo de trabajo: el secretario letrado, un auxiliar y una empleada encargada de la mesa de entrada de la fiscalía.

Además, mañana, Vogliolo dispondrá la disolución de esa fiscalía debido a que ya no le ingresan causas y a que su personal fue distribuido en otras fiscalías.

Cartasegna permanece internado desde hace diez días en una clínica neuropsiquiátrica luego de que sus familiares notaron que su estado de salud se deterioraba a partir de un cuadro de estrés y depresivo que padecía el funcionario judicial.

Cartasegna estuvo al frente de la UFI 4, hasta el 3 de mayo cuando fue licenciado por la Procuración luego de ser atacado en su despacho en una posible represalia a causas que investigaba.

Ese día, el fiscal sufrió un intento de ahorcamiento y fue golpeado, maniatado y encerrado en su despacho de los tribunales platenses, donde apareció en el piso y escrito con azúcar el apellido «Nisman», en referencia al fallecido fiscal de la causa AMIA.

El fiscal había denunciado también que cuatro días antes había sufrido el primer ataque cuando se dirigía a la Fiscalía y al menos dos hombres y una mujer vestidos con ropa de policía antigua lo golpearon cuando bajaba del auto.

Si bien los investigadores sospecharon en un principio que los ataques podrían estar vinculados a alguna causa que investigaba Cartasegna, no descartaban tampoco que pueda estar relacionados a una cuestión personal del funcionario judicial.

Además, de su fiscalía desapareció también el expediente que investiga la desaparición del estudiante de Periodismo Miguel Bru, torturado y asesinado en 1993 en la comisaría 9na. de La Plata, aunque luego fue encontrado en un armario que ya había sido requisado.

Los investigadores sospechan que alguien se llevó el expediente por unos días y luego lo volvió a colocar en un sector de la fiscalía.

La fuente detalló que las irregularidades detectadas en la fiscalía no «tienen nada que ver con los ataques que sufrió Cartasegna» que son investigados por otra fiscalía en la que por el momento se encuentra como víctima aunque no se descarta que con el avance de la investigación pueda ser imputado.