El juez federal Claudio Bonadio dispuso este martes el procesamiento de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en el marco de la causa “Los Sauces”, y ordenó trabar embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de $130 millones. Asimismo, ordenó la prohibición de salida del país para la exjefa de Estado.

La expresidenta fue procesada como autora penalmente responsable de los delitos de tomar parte en una asociación ilícita en calidad de Jefe, el cual concurre en forma real con el delito de lavado de activos de origen ilícito agravado por su habitualidad, por formar parte de una asociación y por ser funcionario público y negociaciones incompatibles.

Además fueron procesados los hijos de la exmandataria, Florencia Kirchner y Máximo Kirchner, y los empresarios K Lázaro Báez y Cristóbal López. No podrán salir del país.

Para el juez la ex presidente junto al fallecido Néstor Kirchner y su hijo el diputado nacional por el Frente para la Victoria Máximo Kirchner –accionistas originales de Los Sauces-eran los jefes de una asociación ilícita que utilizaba la sociedad Los Sauces para ingresar allí fondos en apariencia lícitos pero provenientes de negocios relacionados con el Estado.

Bonadio asegura que Florencia Kirchner, luego del fallecimiento de Néstor Kirchner, se incorporó a la jefatura de la asociación. También fueron procesados en el mismo carácter que los integrantes de la ex familia presidencial López, su socio Fabián De Sousa, Báez y Osvaldo “Bochi” Sanfelice, hombre de máxima confianza y conocimiento de los negocios de los Kirchner. Además en la misma categoría de los procesados se hallan Romina Mercado, sobrina de los Kirchner, el contador Víctor Manzanares y el escribano Ricardo Albornoz quienes intervinieron en diversos manejos relacionados con la sociedad centro de la investigación y otras relacionadas.