Croacia rompió con los pronósticos y llegó a su primera final mundialista
Croacia rompió con los pronósticos y llegó a su primera final mundialista

El seleccionado croata se impuso en tiempo extra ante su par inglés, que comenzó ganando en la primera parte. Pero con mucho coraje y muy buen juego, Modric y compañía lograron darlo vuelta para llevarse un resultado histórico que los deposita en la final del domingo frente a Francia. Manduzukic fue el encargado de gritar en el alargue.

El Mundial de Rusia 2018 será recordado como uno de los más extraños de la historia. Varios equipos dieron la nota a lo largo de la competición y algunos lograron resultados históricos frente a históricas selecciones del fútbol. Y hasta en las semis nos dimos el gusto de tener a dos equipos que no suelen llegar hasta estas instancias: Bélgica y Croacia. Ayer, Francia bajó al primero, pero hoy, Inglaterra no pudo con el otro.

Modric, Perisic, Mandzukic, Subasic, Rakitic y sus compañers, llegaron a la cita mundialista en el pico de su carrera y no podían dejar pasar esta oportunidad. Como aquellos croatas de Francia 98, que llegaron a las semis en su primera participación luego de la disolución de Yugoslavia, lograron imponer su juego y su espíritu para lograr alcanzar otra instancia decisiva. Es cierto que les costó más de lo pensado ante rivales inferiores o de menos nivel en las instancias previas, como Rusia y Dinamarca, pero lo lograron.

Y la victoria de este martes ante Inglaterra despeja todas las dudas de una nación que viene pisando fuerte en el mundo del fútbol. La remontada de esta noche en Rusia es épica por donde se la mire. Todo comenzó de la peor manera posible, con un golazo de tiro libre de Kieran Tripper que se clavó en el ángulo a los 5 minutos de la parte inicial.

Pero ante la adversidad, los croatas no perdieron la calma y salieron a buscar el empate. Costó mucho, pero el premio llegó a sólo 20 minutos del cierre, cuando Perisic anticipó desde el segundo palo y logró batir a Pickford para establecer la igualdad y mandar todo al tiempo extra. Antes del final de los 90’, había tenido un tiro en el poste.

En la prórroga, la tercera consecutiva para los de rojo y blanco, el cansancio no se hizo notar. La entrega y las ansias de la victoria pudieron más y, con una admirable actitud ofensiva en la segunda parte del alargue, Mandzukic le comió la espalda a la defensa tras recibir una asistencia de cabeza de Perisic –figura indiscutida de la noche- y puso el gol más importante, por ahora, de la historia croata.

2-1 final para una selección que le había dado un golpe de realidad a Argentina, eliminó al local en cuartos y ahora le arruinó a Inglaterra lo que era, para ellos, una final y un título seguro. Deberá esperar cuatro años más el equipo de los tres leones. Los croatas, esperarán sólo cuatro días hasta enfrentar a Francia para tocar el cielo con las manos.