Los croatas festejan tras el gol de Rakitic que lo deposita en cuartos de final

Los balcánicos lo vencieron 3-2 desde los once metros tras igualar 1-1 en los 120 minutos en el Mundial de Rusia que se jugó en Nizhni Nóvgorod. Jørgensen abrió el duelo antes del minuto de juego, Mandžukić igualó rápidamente y luego Modrić falló un penal en tiempo suplementario aunque su equipo se impuso en la pena máxima enfrentando en cuartos de final al anfitrión.

El mundial más desorbitante de la historia empezó hoy con la sorpresiva eliminación de España ante Rusia por penales y Croacia que había hecho una fase de grupos imponente goleando a Argentina, le tocó sufrir sin dejar una buena imagen pero avanzando en una copa imprevisible.

El comienzo del juego fue electrizante y la escuadra del noruego Åge Hareide sorprendió en el primer ataque. El lateral izquierdo Jonas Knudsen con su potencia lanzó el lateral que llegó al área, la pelota le quedó a Mathias Jørgensen que remató ante la mala respuesta del arquero y puso el 1-0 a los 56 segundos.

Sin embargo los balcánicos no dejaron acomodar a su rival y no demoraron en encontrar la paridad. Luego de un centro el balón chocó contra la cara del defensor del Chelsea Andreas Christensen y se la sirvió al goleador Mario Mandžukić que de derecha igualó tres minutos más tarde.

En la segunda mitad ambos se cuidaron y fueron directamente al alargue donde el equipo de Zlatko Dalić tuvo la gran chance tras el penal que cobró el argentino Néstor Pitana, de Jørgensen sobre Ante Rebić que fue tumbado antes de anotar. El volante del Real Madrid Luka Modrić ejecutó el tiro en el minuto 116 aunque Kasper Schmeichel le ahogó el triunfo yendo a los penales.

En la pena máxima ambos fallaron dos disparos con la gran figura del arquero del Leicester que contuvo esos disparos, pero sus compañeros no lo ayudaron y apareció el otro portero Danijel Subašić que frenó tres tiros para luego sentenciar Ivan Rakitić el 3-2 en el Estadio Nizhni Nóvgorod.

Croacia avanzó a los cuartos de final conservando su invicto, llegando a esta instancia tras 20 años (terminó tercero en Francia 1998) enfrentando al local Rusia el sábado 7 en el estadio Olímpico de Fisht en Sochi.