El presidente Mauricio Macri decidió dar vía libre a sus legisladores para el tratamiento del proyecto para la legalización del aborto, que podría discutirse este año en el Congreso Nacional.

La decisión fue revelada ayer durante la primera reunión de coordinación de la agenda parlamentaria para 2018, que estuvo encabezada por el el jefe de Gabinete Marcos Peña y los principales representantes del oficialismo de ambas cámaras.

“El Gobierno no va a obstaculizar la discusión” y “es un tema del Congreso”, fueron algunas de las definiciones de Peña.

Si bien Macri se expresó en varias oportunidades en contra de la iniciativa, dejará que cada uno de sus legisladores vote según sus ideas personales. Durante todo su Gobierno, su antecesora Cristina Kirchner también se manifestó en contra del aborto, aunque bloqueó la posibilidad de que la agenda legislativa incluyera el tema.

El analista político Rosendo Fraga consideró que la decisión de Macri demuestra que “va a haber kirchneristas de un lado, kircheristas del otro; gente de Cambiemos de un lado, gente de Cambiemos de otro; peronistas de un lado, peronistas de otro”.

Para Rosendo Fraga, el Gobierno busca aprovechar el enfrentamiento con Moyano para recuperar la iniciativaFraga: “Más que audacia, es una decisión realista de Macri”

Consideró que “más que audacia es una decisión realista de Macri”, al sostener que “esta discusión iba a avanzar y sabía que en su propia fuerza había divisiones”.

“Antes que se le precipiten decisiones personales del PRO antes que el Presidente hablara Macri aplicó el realismo. Antes que se precipite la división la autorizo, le abro el juego”, explicó.

Pronosticó que “Diputados va a tener una posición más proclive a legalizar el aborto y Senado menos. Esto ya pasó en 1902-1903 el proyecto en Diputados quedó empatado y por un Diputado no se aprobó. En 1936 se percibía que el Senado lo iba a rechazar”.

“Siempre el Senado tuvo una actitud más conservadora. Son los representantes más del interior, de zonas rurales y diputados predominan más las zonas urbanas”, destacó.

Destacó que ingresar este tema a la agenda “viene en parte por la presión que están generando los reclamos de género”.