River perdió 1-0 frente a Vélez, que festejó con un tanto de Lucas Robertone a los 25 minutos del segundo tiempo, en un partido correspondiente a la 17° fecha de la Superliga.

Además, sufrió la expulsión de Enzo Pérez. Hasta ahí, los datos duros. Pero el conjunto millonario no logra salir de su confusión.

Se enredó dentro y fuera de la cancha, con la pelota y también con su discurso, debido a todo lo que rodeó a la polémica con los arbitrajes en las últimas semanas.

La estadística es alarmante: el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo figura a 21 puntos del líder Boca -con un partido menos- y no gana desde hace tres partidos.

Si bien la prioridad de River será la Copa Libertadores, la necesidad de sumar en la Superliga para clasificarse a las copas 2019 preocupa en el club de Núñez.

Además, los riverplatenses no triunfan como visitantes desde la tercera fecha; esta noche pagaron el precio de su desteñido momento en el estadio Amalfitani.

Así, la crisis doméstica se prolonga y parece no clarificarse en el futuro inmediato, con la Copa Libertadores a la vuelta de la esquina.