El Merval opera con una fuerte caída debido a una masiva venta de activos por parte de inversionistas extranjeros. Así, alcanza su valor mínimo desde diciembre de 2017.

La bolsa porteña se hunde un 4,6% tras una masiva venta de activos en manos de inversores extranjeros, persuadidos por la calificadora Moody’s que alertó sobre el alto riesgo de falta de liquidez de empresas argentinas.

Así, la incertidumbre que se vive en el mercado local continúa repercutiendo negativamente en la bolsa de valores de Buenos Aires.

Tras un pequeño alza, el Merval bajó a las 27.512,56 unidades, nuevo mínimo desde diciembre pasado.

Es, además, la cuarta caída consecutiva, acumulando en mayo un descenso de 8,7%.