Golf

El golfista británico se llevó el cuarto Major de su carrera luego de liderar durante cuatro días el torneo disputado en el Valhalla Golf Club. Batalló de manera dramática los últimos 9 hoyos ante Mickelson, Stenson y Fowler, que se encargaron de apurar al joven campeón.

Uno de los torneos más importantes y prestigiosos del calendario de golf se llevó a cabo este fin de semana, en el Valhalla Golf Club de Kentucky, Estados Unidos. Allí, los mejores golfistas del mundo batallan durante cuatro días para conquistar el preciado trofeo.

Y fue Rory McIlroy quién dominó desde la primera rueda, disputada el jueves, manteniendo un buen nivel hasta el sábado. El domingo comenzó con el pie izquierdo, llegando a firmar un parcial de 1 sobre el par en el hoyo 9, totalizando -13 en la general, lo que lo relegaba a la cuarta ubicación de la tabla final, detrás de Mickelson, Stenson y Fowler que lo superaron tras firmar buenas tarjetas.

Pero el joven norirlandés se repuso en la segunda parte del día y con un águila en el hoyo diez comenzó la recuperación, donde luchó palmo a palmo y hoyo por hoyo contra aquellos tres rivales.

La incógnita no era solamente quién ganaría, sino si habría campeón ese día. Es que las condiciones climáticas perjudicaron el inicio de la competencia a la mañana y retrasaron dos horas el inicio de la misma, por ende, al final del día, la noche se acercaba y la poca luz dejaba la chance de suspender la jornada para el lunes.

Sin embargo la luz alcanzó y los deportistas pudieron continuar firmando sus tarjetas. Al final, sólo gran Mickelson, el veterano norteamericano, estuvo cerca de arrebatarle la alegría al británico, pero un Bogey en el 16º hoyo lo privó de lograrlo.

En tanto, el Pato Cabrera no pudo superar el corte clasificatorio del viernes, firmando una tarjeta demasiado alta, con 15 golpes sobre el par. El mejor sudamericano fue el paraguayo Fabrizio Zanotti, que pudo llegar al domingo y completó una gran tarjeta de un golpe por debajo del par.

De esta manera, McIlroy logra su cuarto Major con sólo 25 años y un futuro grandioso. ¿Se viene la “Era Rory McIlroy” del golf?