Esta serie la deberías ver sólo para celebrar que una producción argentina se estrena en un canal de cable latinoamericano. Pero, por suerte, no es la única razón para que este miércoles 16, a las 22.30, pongas Space para ver Nafta Súper, la tira inspirada en el largometraje Kryptonita (ambos con guion de Leo Oyola y Nicanor Loreti, también director).

La trama cuenta la historia de unos súper héroes del subdesarrollo, personitas que viven en La Matanza y que tienen poderes que los hacen diferentes, igual que su sed de justicia. Liderados por Pinino (Juan Palomino), al comenzar el primer episodio (son 8 de media hora cada uno que se emitirán por pares) están abandonados a su suerte, dispersos para pasar desapercibidos después de haber salvado la vida de su jefe ingresando a la guardia del hospital a punta de pistola.

Pero terminan juntándose en el boliche de La Miyi (Jazmin Stuart) porque los están cazando de a uno. La cara visible es el Cabezas de Tortuga (Pablo Pintos) pero detrás hay una organización criminal que los quiere borrar del mapa.

Quizás te parezca una trama conocida. Pero la bizarrez de los personajes la convierte en original, casi de culto, con nombres como Lady Di, El Federico, Ráfaga, Faisán, Cuñataí Güirá, Juan Raro, con el plus de que están interpretados por caras muy conocidas para nosotros: desde Pablo Rago a Lautaro Delgado y Diego Cremonesi (ambos de la película de Gilda) o Darío Lopilato (que reemplaza a Nicolás Vázquez). Junto a ellos, una pléyade de participaciones especiales: Luisana Lopilato, Diego Velázquez, Alejandro Awada, Peto Menahem, Pablo Cedrón, Emme, Sofía Gala, Gabriel Schultz y Sebastián De Caro como dos policías muy particulares (yo compro!) y muchos más.

Y como Space está de celebración, este miércoles a las 22 emiten el making de la serie, rodada en estudios de Endemol y en locaciones de Barracas, Coghlan, Caballito, La Boca y Munro. La podés ver también en Space Go. Para la segunda temporada (estoy segura de que la van a hacer) sólo tendrán que mejorar las escenas de pelea, porque es lo único que falla en esta propuesta.