Rafa una vez más volvió a quedarse por décima ocasión con el mismo trofeo, borrando a Wawrinka de la final de Roland Garros por 6-2, 6-3 y 6-1 tras poco más de dos horas. Así será el nuevo escolta de Murray en el ranking.

El año pasado había logrado una vez más por novena oportunidad el mismo certamen, consiguiéndolo en Barcelona y el Masters 1000 de Montecarlo, pero escapándosele la número diez en París al no poder presentarse en tercera ronda. Su consagración allí en 2014 había significado la primera vez en la historia que alguien se queda nueve veces con el mismo trofeo (Vilas lo había hecho en Buenos Aires y Federer lo empató en Halle 2015).

La respuesta fue entonces llegar a los dos dígitos esta temporada, luego de dos años sin finales aquí (en 2015 había perdido en cuartos de final con Djokovic) y tras de tres años sin ganar un Grand Slam, escapándosele en el pasado Australian Open frente a Roger.

Se marcha de la capital francesa sin algún set perdido, y como máximo ocho juegos cedidos en un mismo partido durante estas dos semanas. Haase (46°) en la segunda ronda alcanzó semejante logro, aunque Thiem (7°) le sacó siete games en la semifinal luego de haberlo eliminado en Roma posterior a las caídas en Barcelona y Madrid -.

Cuatro aces sin ninguna doble falta marca la planilla para la 15° corona de Grand Slam (solo un saque ganador tuvo el suizo, que había sido campeón dos años atrás). Aunque los dos anotaron similares cantidades de primeros servicios, la diferencia estuvo en cuántos de ellos ganaron: 83% a 52% para el nuevo/viejo/eterno campeón, que además anotó más tiros ganadores (27 a 19) pero tuvo todavía más diferencia en cuanto a errores no forzados (12 a 29), llegando así a salvar el único break point que enfrentó y generar 13, de los cuales capitalizó seis para tener un pasaje de siete games en fila.

Son tres los triunfos seguidos que alcanzó el cuarto preclasificado frente a Stan tras lo conseguido en el Masters de Londres 2015 y Montecarlo 2016. 16-3 queda el historial (6-1 en clay) y 3-1 a cinco sets, empatando en cuanto a finales de Grand Slam luego de lo ocurrido en el Australian Open 2014.

Después de casi tres años Rafa quedará como segundo del ranking, luego de haber estado cerca de salir del Top Ten en junio de 2015. Wawrinka se mantendrá en el tercer lugar del podio, con la oportunidad perdida de ascender un puesto y marca una nueva mejor marca en su carrera. Eso quiere decir que Nole, al no haber podido defender el título frente a Thiem en cuartos de final, saldrá del podio por primera vez en ocho años.

Solo cuatro torneos le quedan por defender al mallorquín hasta fin de año, siendo el más pesado los octavos de final del US Open. Mientras que Murray (1°) el año pasado había sido finalista en Roland Garros, y desde la próxima semana ya perderá los puntos del título en Queens y Wimbledon (la medalla olímpica en Río 2016 no le valió puntos ATP), además de otras cinco consagraciones y una final hasta el cierre de la temporada.

El sábado había sido la tarde de Ostapenko (47°), quien además de convertirse en la primera letona campeona de un Grand Slam ganó el primer trofeo en su corta carrera frente a Simoina Halep (4°) por 4-6, 6-4 y 6-3, cuando la rumana buscaba ser número uno del mundo. Kuergen 20 años atrás, el mismo día que Jelena nació, había sido el último en ganar su primer torneo de todos en uno de los cuatro grandes.