Los fiscales que investigan a Cristina Fernández de Kirchner en la causa Hotesur solicitaron el embargo preventivo de los bienes de los hijos de la ex presidenta, tanto los heredados de su fallecido padre Néstor Kirchner como aquellos que les donó su madre luego de ser llamada a declaración indagatoria por la Justicia.

Se trata de 16 propiedades en Santa Cruz y la ciudad de Buenos Aires, las acciones en tres sociedades -Los Sauces, COMA y Hotesur- y un automóvil Honda que en la actualidad están a nombre de los dos hermanos, según el dictamen.

También se pidió embargar un terreno que sigue a nombre de Cristina Fernández y que según ella habría sido entregado al detenido empresario Lázaro Báez como parte de pago por obras de remodelación de un hotel familiar, “Los Sauces”, algo que no aparece reflejado en escritura alguna.

Para los fiscales hubo actos demostrativos de “la intención de las personas investigadas de diluir el voluminoso patrimonio que registran en pos de que no pueda ser tutelado por la justicia”. También aludieron a las pruebas sobre la participación de Cristina, Florencia y Máximo Kirchner en una de las sociedades investigadas, Hotesur, a través de “retiros sucesivos de fondos”.

Ercolini deberá decidir si ordena la medida preventiva, que tiene por objeto resguardar ese patrimonio en caso de una futura condena judicial que habilite al recupero de esos bienes por parte del Estado Nacional si se concluye que fueron fruto de hechos de corrupción.