El tandilense no pudo con el número uno del mundo en la tercera ronda de Roland Garros, donde cayó por 7-6(8), 7-5 y 6-0 luego de casi tres horas. Zeballos quedó como el único argentino en carrera.

Fue para Juan Martín su primera aparición aquí desde 2012 cuando había alcanzado cuartos de final (su mejor resultado había sido en 2009 quedando entre los cuatro mejores, antes de ser campeón del US Open).

Luego de haberse perdido la primera cita importante en Melbourne Park se preparó como hacía años no lo hacía en polvo de ladrillo con tres torneos previos, alcanzando cuartos de final en el Masters 1000 de Roma.

Solo el último subcampeón lo pudo parar, al igual que en seis de sus nueve enfrentamientos previos (1-1 estaban en esta superficie), incluyendo en la final olímpica, aunque el último cotejo había sido para el argentino en la semifinal de Copa Davis.

El partido puede dividirse en dos, con una última mitad siendo evidente el desgaste físico del número 30 del mundo luego de haber recibido atención médica el jueves en el partido frente a Nicolás Almagro, aunque avanzó por el retiro del español.

Con el correr de los puntos, Juan Martín, que tuvo dos sets points antes del tie-break, anotó más dobles faltas mientras el británico sumaba winners, especialmente en la red, regalándole así break points y finalmente la clasificación a octavos de final, donde espera por John Isner (22°) o el debutante Karen Khachanov (53°) – el ruso ganó el primer set antes de la interrupción por lluvia -.

Horacio Zeballos (65°) es el único albiceleste que logró llegar a la segunda semana, donde chocará por primera vez con Dominic Thiem (7°). Este es su mejor resultado en Grand Slam, marcando antes de llegar un registro de 5-17. Sigue en carrera también en dobles, modalidad en la cual fue semifinalista aquí en 2013 (también en el US Open de 2010) junto al chileno Julio Peralta a la espera del duelo ante los colombianos Juan Sebastián Cabal y Robert Farah.