Víctor Stinfale, uno de los abogados vinculados en el caso Time Warp está internado, en la unidad coronaria del hospital Nuestra Señora de la Merced, en Martín Coronado.

Recordamos que se sospecha que, como supuesto dueño de Energy Group, la empresa distribuidora de agua mineral y bebidas energizantes, tuvo injerencia en las muertes de los jóvenes, ante las denuncias de los cortes de los puntos de hidratación del lugar y el aumento de precio de las botellas. Pero Stinfale se defendió y desmintió ser el apoderado de la firma.

«Yo sea la cara de la empresa no quiere decir que sea el que organizó el baile. Cuando se murieron estos chicos yo estaba en casa, durmiendo. Me llamaron a las 7.30 para avisarme. Desde entonces no paro de asesorar a personas que estuvieron en esta desgracia. Pero para tapar la inoperancia de las fuerzas de seguridad, yo soy el villano favorito», había dicho en diálogo con Clarín.

«Le explotó el corazón», manifestó Fernand Burlando a Marina Calabró al referirse a la salud de Stinfale y habló de la presión mediática que recibió su cliente luego de que se lo vinculara a la empresa Energy Group, encargada de proveer agua y bebidas energizantes en la fiesta Time Warp, donde murieron cinco jóvenes tras la ingesta de pastillas.

«Hay una persecución me parece, yo lo definiría así. Hoy por hoy me parece que el tema de la fiesta pasa por otro lado, no por las empresas, siguen con las empresas y en realidad tienen que preocuparse por quienes producen y venden droga, hoy evidentemente es más valioso ser empresario que narcotraficante», agregó Burlando en un audio que envió a Intrusos.