Gobernadores republicanos piden la renuncia de Trump a la candidatura

Luego de la difusión de un polémico video donde Donald Trump habla sobre un acoso sexual en 2005, gobernadores del partido republicano solicitaron al candidato que se baje de las elecciones y le deje su lugar a Mike Pence, su vice.

El Partido Republicano está fracturado. De cara a una de las elecciones más importantes en la historia de los Estados Unidos, varios gobernadores del Grand Old Party pidieron la renuncia de Donald Trump a la candidatura para presidente luego de la difusión de otro material que compromete la figura del magnate.

Es que en 2005 fue grabado mientras charlaba tras vestidores con el productor de radio y televisión Billy Bush en un autobús de la NBC antes de una entrevista con la actriz Arianne Zucker. El video salió a la luz este viernes y causó gran revuelo en el país norteamericano.

Por esto, importantes dirigentes republicanos decidieron quitarle su apoyo y así lo expresaron en las redes sociales.

«Ya es suficiente. Donald Trump debería retirarse a favor del gobernador Mike Pence. Esta elección es demasiado importante» afirmó Dennis Daugaard, gobernador de Carolina del Sur.

Mike Crapo, senador por Idaho, afirmó en un comunicado que decidió “no apoyar a Donald Trump. Su comportamiento no me ha dejado otra opción”.

«Mike Pence debe ser nuestro candidato con efecto inmediato» opinó John Thune, senador por Dakota del Sur, aseverando que el multimillonario debería dejar su lugar al vice, mucho más moderado a la hora de hablar y de mejor imagen.

Por su parte, Matt Michels, el gobernador de Dakota del Sur sentenció que «¡El momento es ahora! Trump tiene que hacerse a un lado por Pence… para nuestro partido y para el país».

Hillary, rival de Donald Trump en las presidenciales, manifestó vía Twitter: “Esto es horroroso. No podemos permitir que este hombre sea presidente”.

No es para menos. En el video, se escuchan frases crudas como “Me siento atraído por las mujeres guapas automáticamente y empiezo a besarlas. Es como un imán. Las beso. Ni siquiera espero. Y cuando eres una estrella, te dejan hacerlo. Puedes hacer cualquier cosa. Lo que quieras. Agarrarlas de la vagina. Lo que sea”.

Después del escándalo, Trump salió a pedir disculpas y aseguró que su viaje a través de los Estados Unidos en la campaña presidencial lo cambió y ahora es otra persona. A pesar del intento, sus propios compañeros republicanos decidieron quitarle el apoyo.