Siempre se supo que América es un canal donde se discute política más de lo que se discute en cualquier otro lado. Pero este año, parece haber encontrado el éxito ¿Con el mismo método?

En un año electoral, cualquier pequeño detalle puede ser crucial en los planes de campaña política. Este dato no es ajeno a ningún candidato a presidente, gobernador o sea cual sea su puesto. Es por eso que, en un país convulsionado por la muerte del fiscal Nisman a principio de año, y la alianza entre partidos tan poco similares como la UCR y el PRO; los medios de comunicación juegan un papel preponderante en la opinión pública. Hasta donde sabemos (y tememos), los medios pueden llegar a definir las elecciones presidenciales del próximo Octubre.

Teniendo eso en mente, parece importante subrayar la labor periodística del canal América en cuanto a su relación con la política. En el pasado 2014 y en lo que va del 2015, el medio que pertenece al grupo Vila-Manzano tiene en su poder tres programas que poseen el «termómetro político» en Argentina. Entre «La Cornisa» con Luis Majul y sus programas de investigación, «Intratables» con Santiago del Moro y su debate que garantiza la apertura a «todas las voces», y «Animales Sueltos» con Alejandro Fantino, que se encarga de dar oportunidad a un debate más profundo y amplio a los políticos; estos logran hacer campaña ahorrándose una buena suma de dinero.

Siendo América uno de los pocos espacios mediáticos que garantiza una «neutralidad» a los políticos en el aire, los minutos en los susodichos programas acatan las leyes de la oferta y demanda y cotizan en alto para los ansiosos miembros de los partidos que se apresuran a  aparecer y explicar su proyecto y plan de gobierno.

Entre otras cosas, los políticos aprovechan cualquier evento en la sociedad para poder identificarse de uno u otro lado de la pugna. «Intratables» cumple a la perfección el rol de aquello que los partidos buscan, y por eso lo utilizan en una especie de simbiosis político-mediática.

Esto se traduce en ratings que para el canal no son los mejores, pero sí son buenos en relación con años anteriores en los mismos programas. El fenómeno que ocurre en América también es palpable en los ciertos cambios que han hecho sus dos programas clave: «Intratables» no solo amplió su horario, sino que también añadió días extra a su grilla, llamándolos Bonus Track. El ciclo que conduce Alejandro Fantino en «Animales Sueltos», que antes se caracterizaba más como un Late Show con invitados de la farándula local, ahora opta por volverse un poco más serio y las entrevistas que tan bien le calzaron al programa, se extendieron no solo en cantidad de minutos, sino en cantidad de programas.

El porqué del éxito de estos shows nadie lo sabe a ciencia cierta ¿Será la modalidad de debate, que tanto atrae? ¿Será el carisma de los conductores y panelistas que se ganaron los aplausos de los televidentes? ¿Será simplemente que es un año especial para la política argentina, y eso repercute en nuestra televisión? Lo único que sí se sabe es que, como decía antes, América controla el termómetro político del país. Y a medida que nos acerquemos a Octubre, la temperatura subirá cada vez más.