Sería aplicado a través de un «protocolo de protesta social» para que los reclamos sean previsibles y no afecten la libre circulación, indicó el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

El Gobierno nacional informó que elaborará, junto a la Justicia, “ un protocolo de protesta social” para canalizar los reclamos en la vía pública de modo que no afecten “la libre circulación”, según reveló el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

En declaraciones a radio Mitre, Peña advirtió que se está trabajando junto a la Justicia en un protocolo de protesta social para que “no haya una dilación tan grande cuando se recurre a la Justicia (…) Las protestas son legítimas, pero no pueden afectar la libre circulación y la posibilidad de llegar al trabajo, a viajar, de distinta gente que no participa en esa situación”, añadió el funcionario.

Sus declaraciones fueron en el marco de una protesta de empleados de Techint, ocurrida ayer, por el despido de casi 200 trabajadores, y que produjo un gran caos vehicular en el centro porteño. También, por la mañana,  empleados despedidos de la empresa avícola Cresta Roja bloquearon el acceso al aeropuerto de Ezeiza.

Al respecto, el jefe de Gabinete puntualizó que “las fuerzas de seguridad tienen que ser profesionales para que la situación” durante los piquetes “se resuelva de manera pacífica”. Pero enfatizó en la importancia de confeccionar un protocolo para que haya “previsibilidad y reglas claras para todos” durante las protestas.

“Es un tema que vienen trabajando en tándem los ministerios del Interior, Justicia, Trabajo, Seguridad y Desarrollo Social, coordinados por la jefatura de gabinete”, indicaron fuentes del Ministerio del Interior.