Con sus 100 años de vida, el Subte porteño se destaca a diario por la rica vida cultural que se vive en todas sus líneas. Pintura, música, baile, cantos, fotografías y mucho más, forman parte de un vistoso escenario.