La orden de prisión emitida por el juez Sergio Moro, de la ciudad de Curitiba (sur), fue cumplida en el domicilio de Vaccari en Sao Paulo, en el marco de la operación que investiga el pago de sobornos para abastecer supuestamente los cofres de los partidos políticos con dinero de la petrolera.

También fue arrestada la cuñada del secretario de Finanzas del partido de la presidenta Dilma Rousseff, Marice Correa, con un mandato de «prisión temporal» emitido por el juez Moro, en la duodécima fase de la investigación.

Por su parte, la esposa del tesorero del PT, Gisela Lima, fue intimada a declarar ante los investigadores como testigo, según informaron fuentes policiales.

Vaccari está imputado oficialmente por la justicia por supuestamente participar de una maniobra en la cual empresas sospechadas de pagar sobornos a exdirectivos corruptos confesos de Petrobras eran obligadas a hacer donaciones al partido.

La semana pasada, el tesorero del partido de Rousseff declaró ante una comisión investigadora del Congreso en la cual negó las acusaciones en su contra.

Sin embargo, algunos dirigentes y sectores influyentes del PT y del Gobierno, como el asesor de Asuntos Internacionales de la presidenta Rousseff, Marco Aurelio García, habían sugerido su renuncia al cargo para evitar un mayor impacto político.

De acuerdo al Ministerio Público del estado sureño de Paraná, que lleva adelante las acusaciones del escándalo de corrupción en Petrobras, la imputación contra Vaccari está basada en la declaración de un corrupto confeso, Pedro Barusco, exgerente de servicios de Petrobras.

Otro detenido, que hizo un acuerdo de colaboración a cambio de una reducción de pena, es el cambista Alberto Youssef, principal eje del lavado de dinero, quien habría involucrado a la cuñada del tesorero del PT.

Vaccari fue llevado, según un portavoz de la Policía Federal, desde Sao Paulo hasta la ciudad de Curitiba, capital del estado de Paraná donde se inició hace casi 13 meses la operación que ha causado una crisis política en el país.

Además de exdirectivos de Petrobras, se encuentran detenidos directivos de empresas constructoras acusadas de pagar sobornos para ganar contratos.

Al menos 48 políticos están siendo investigados por la Corte Suprema por sus posibles nexos con el escándalo.

Entre ellos se encuentran políticos de partidos opositores y oficialistas, además de los titulares de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y del Senado, Renán Calheiros, ambos del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del vicepresidente Michel Temer.