En lo que va de este año, el Gobierno de la Ciudad recuperó 26 fuentes que no estaban funcionando por problemas técnicos o por causa del vandalismo y el lógico paso del tiempo. Buenos Aires tiene 125 fuentes, aunque a comienzos del 2014, cuando comenzaron los trabajos de reparación, solo funcionaban 95. Todavía se está trabajando en 4 fuentes que serán puestas en funcionamiento en los próximos meses.

Las obras están a cargo de la Dirección de Espacios Verdes del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires, con la colaboración del MOA (Monumentos y Obras de Arte), que se ocupa de la limpieza y mantenimiento de las esculturas.

Entre las 26 fuentes recuperadas se destacan el Mausoleo de Rivadavia, la del Ballet Nacional, la de la plaza Mujica Láinez, la de Las Nereidas, la del Congreso, las Diagonal I y II, las Tarascas y la de la plaza Rubén Darío. La fuente de Las Nereidas ubicada en Costanera Sur, es una obra de Lola Mora que ha vuelto a funcionar luego de varios meses en reparación.

Uno de los trabajos más complejos fue realizado en la Fuente del Congreso, que si bien ya fue arreglada recuperará su show de aguas danzantes, luces y sonido a mediados de septiembre.

Estas fuentes forman parte del valioso patrimonio que se puede disfrutar en las calles, plazas y parques. «Queremos que el vecino pueda disfrutar cada día de una ciudad más linda, teniendo en cuenta la importancia de recuperar y preservar el patrimonio histórico y cultural», dijo el director de Espacios Verdes, Nicolás Quintana.

En este momento se está trabajando para recuperar la fuente Monseñor de Andrea en Córdoba y Anchorena, la de Cancillería, la de Coordinador Internacional y La Magdalena ambas ubicadas en Parque Lezama.