El titular de la CGT oficialista, Antonio Caló, manifestó que el Gobierno debe responder a los reclamos o los sindicatos “actuaran en consecuencia” y sostuvo que con respecto a la discusión sobre el impuesto a las Ganancias «la cancha está embarrada y hay que jugar con los tapones altos».

«Les dimos los diez días y vamos a ver después qué nos contestan” aseveró el metalúrgico luego de señalar que ese fue el plazo que les solicito el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el lunes cuando representantes de la central obrera y del Ejecutivo se reunieron para discutir sobre el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias.

Por otra parte, el líder sindical destacó que sus compañeros están “preocupados por las suspensiones y la falta de trabajo” y señaló que le solicitaron al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que no haya despidos.

Por último, Caló aseguró que sea cual sea la respuesta del Gobierno la CGT que él conduce realizará «una reunión del Consejo Directivo para actuar en consecuencia».