Los investigadores del crimen de Melina Romero secuestraron un viejo Ford Falcon que podría ser el vehículo con el que los responsables de la muerte de la joven trasladaron el cadáver al predio de la Ceamse en la localidad bonaerense de José León Suárez, donde fue hallado en septiembre del año pasado.

Según confirmó el abogado de la familia de Melina, Marcelo Biondi, el secuestro del vehículo se realizó esta semana en el barrio Escalada de la localidad bonaerense de Pablo Podestá, luego de que la testigo clave Melody aportara detalles del vehículo.

La semana próxima, el auto será sometido a pericias con Luminol para tratar de determinar si quedan rastros de la víctima y de las personas que participaron en el hecho.

«Si bien pasó mucho tiempo, veremos si se puede avanzar en la causa. El Ford Falcon que se encontró sería el que se usó en todo el trayecto desde que pasan a buscar a la testigo clave por su casa hasta el lugar donde arrojan el cuerpo de Melina», explicó Biondi.

Según el letrado, la testigo fue clave para identificar ese vehículo y fue quien se encargó de marcar el lugar en donde estaba el auto luego de hacer una recorrida por las calles de Pablo Podestá.

El dueño del vehículo, que no quedó detenido, no sería ninguno de los imputados que tiene la causa. La pericia al auto se va a realizar el 22 de enero en la DDI de Tres de Febrero.