Uno de los agentes que custodiaba a Melody, una de las testigos del caso Melina Romero, murió luego de recibir un disparo en el pecho en la casa de la joven a la que brindaba protección, en la localidad de Villa Bosch, partido de San Martin.

Aún no hay precisiones sobre el móvil del crimen, pero las primeras informaciones indican que el policía recibió un disparo en el pecho y que los autores se llevaron en el auto de la víctima a la mujer policía que esperaba relevar la custodia.

La agente femenina apareció a pocas cuadras, golpeada y con una crisis nerviosa. Por su parte, el vehículo fue encontrado quemado en las calles Río Negro y Madrid, de la localidad de Podestá. El agente asesinado tenía 5 hijos y murió camino a la clínica.