Un  quince de octubre -pero de 1940, Chaplin estrenaba un emblema en la historia del cine.

Vendedor callejero huérfano de padre, el joven Charles Chaplin tenía el sueño de trabajar como Mimo. Así fue que con 18 años viajó a EE UU. Un par de décadas más tarde era una inminencia del cine mudo consagrándose luego como uno de los cineastas más grandes de la historia. Director, guionista, actor, humorista, productor. Una especie de nuevo Shakespeare de imágenes en blanco y negro y movimiento.

Las películas de Chaplin, llenas de artilugios de circo, de clown, de mimo, con guiones audaces, llevaban una connotación  del mundo: Las películas ocurrían en fábricas fordienses, en humildes talleres de trabajo, o en mansiones de lujo, en fiestas de la alta aristocracia.

Un quince de octubre de 1945 se estrenó «El Gran Dictador». Quizás la película más controversial de Chaplin. El film, que narra la historia de un Dictador antidemocrático bélico y narcisista, le costó a Chaplin varias medallas. Entre ellas, su permanencia en los Estados Unidos. ¿Porqué? Al parecer al Gobierno del Tío Sam  no apoyó una película (que consideró «propagandística antibélica») de este tipo cuando era inminente una Guerra contra Alemania y también contra el Comunismo. Logrando que Chaplin deba marcharse a radicarse en Londres.

«El Gran Dictador» fue estrenada en Estados Unidos, México y Reino Unido. Luego, en 1945, en Francia (debido al nazismo). En 1946, en Italia (luego de la muerte de Mussolini). Y 30 años más tarde, en 1976, en España (luego de la muerte de Franco).

Sobre los últimos minutos del film «El Gran Dictador» Chaplin despliega una escena memorable: Su famoso discurso antibélico, donde evoca los conceptos más Universales de la humanidad.  «Más que inteligencia, necesitamos cortesía y bondad». (Si no viste el discurso, podés verlo abajo).

El actor, guionista, director, productor, humorista, que murió a los 88 años, tuvo cuatro esposas, once hijos, y realizó ochenta películas. Hoy su discurso humanista es recordado.

Discurso «El Dictador» Charles Chaplin: