Después de 90 días, el aeropuerto de Mendoza fue habilitado y horas después aterrizó el presidente Mauricio Macri (a las 10.30). El jefe de Estado fue recibido por el gobernador Alfredo Cornejo y el presidente de Aeropuertos Argentina 2000, Eduardo Eurnekián.

Las obras en El Plumerillo demandaron una inversión de 1.200 millones de pesos. Es la primera, además, que comienza y finaliza durante la gestión de Macri.

«Esta también fue una bomba que dejó el gobierno anterior», dijo el presidente al iniciar su discurso, y agregó que la inversión en El Plumerillo superó al total que se destinó el año pasado para obras en estaciones aéreas de todo el país.

Después de que Alfredo Cornejo cuestionara a la oposición por aprobar un proyecto alternativo de Ganancias, Macri no se quedó atrás y cuestionó uno por uno a los principales responsables de el traspié que sufrió en Diputados.

En ese sentido, los mencionó no por su cargo actual, sino por el que tuvieron en los últimos 12 años de gestión K.

«El jefe de Gabinete de Cristina, Sergio Massa; el ministro de Economía Axel Kicillof, el titular de Anses Diego Bossio, el gobernador Felipe Solá, y la exminsitra Graciela Camaño decidieron sobre un impuesto del que no se ocuparon por más de una década», dijo.

Y agregó: «Lo hicieron como si los argentinos no tuviésemos memoria. Dejaron un país quebrado, con deudas con todos lados. Tenemos claro hacia dónde vamos. La irresponsabilidad de ayer no es el camino».

En el acto formal de reinaguración hay intendentes, legisladores, miembros del Gabinete de Cornejo e integrantes de la Suprema Corte de Mendoza, entre otros que siguen de cerca de la conferencia de prensa.