La Argentina tendrá este año una inflación de entre 34 y 41%, y una caída del Producto Bruto de entre 1,5 y 3,5%, dependiendo de si logra o no un acuerdo con los fondos buitre, de acuerdo con un informe de la consultora Abeceb.com

En el caso de que no se logre un acuerdo con los fondos buitre, la consultora proyectó una caída del 3,5 por ciento del PBI, una inflación anual del 41 por ciento y una retracción del consumo del orden del 3,8 por ciento, en las principales variables con que la Argentina terminaría el 2014.

En un escenario de acuerdo con los holdouts las proyecciones serían para este año una caída del 1,5 por ciento en el PBI, una inflación del 34,5 por ciento y una reducción del consumo privado real del 1,8 por ciento.

Según el trabajo, las perspectivas para 2015 con la hipótesis de cesación de pagos, prevén una merma del 0,5% del PBI; una inflación del 24,1% y una retracción del consumo del 0,8%.

En cambio, si se logra un acuerdo, el año próximo la economía exhibiría un crecimiento del 1 por ciento en el PBI; una inflación del 26,4% y una recuperación del 1,2% en el consumo privado real.

Para la consultora, una caída en default incrementaría la restricción externa, alejando la posibilidad de acceder al financiamiento en los mercados voluntarios de deuda y aumentando el riesgo país.

Según Abeceb.com, la probabilidad de que no se logre un acuerdo es del 40 por ciento, mientras que asignó un 60 por ciento de chances a la opción de lograr un acuerdo.