La fecha promueve, desde el año 2003,  la formación de una cultura nacional de prevención en materia de seguridad y salud en el ámbito laboral. Exige el respeto a gozar de un medio ambiente de trabajo seguro y saludable en todos los niveles de su organización y basado en un sistema de derechos, responsabilidades y deberes aplicados a mantener las máximas  medidas preventivas.

Se estima que anualmente, 2,8 billones de dólares son destinados a cubrir gastos relacionados con la pérdida de tiempo de trabajo, el tratamiento, la indemnización y la rehabilitación de lesiones y enfermedades ocupacionales.

A tales fines, se elaboran campañas internacionales anuales para promover el trabajo seguro, saludable y digno. Asimismo, cada 28 de abril , el movimiento sindical mundial  rinde homenaje a las víctimas de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.