Se trata de víctimas de la última dictadura militar que compartieron el espacio de detención en la base naval de Puerto Belgrano, en Bahía Blanca y que se conocían sólo por sus voces dentro de los calabozos. Hoy se reencontraron cara a cara durante la inspección ocular a cargo del Tribunal Oral Federal.

Víctimas de la última dictadura militar que estuvieron alojadas en calabozos o en un buque que funcionó como centro clandestino de detención en la base naval de Puerto Belgrano (Bahía Blanca) y que sólo se conocían por el sonido de su voz, se reencontraron hoy cara a cara durante la inspección ocular realizada en dicho predio.

Las observaciones fueron realizadas por miembros del Tribunal Oral Federal que lleva adelante el juicio oral y público contra 25 personas acusadas de delitos de Lesa Humanidad e indicaron que «las inspecciones fueron muy positivas, los jueces pudieron escuchar a los propios sobrevivientes cuando identificaron los lugares y qué había sucedido en cada uno de ellos».

Además, agregaron:  «Las víctimas pudieron explayarse libremente y el Tribunal tuvo en cuenta eso para protegerlas y que puedan contar lo que identificaron» y destacaron que se trata de personas que «sólo se conocían por la voz cuando estuvieron detenidas y se vieron por primera vez la cara ahora», después de 39 años.

Las inspecciones continuarán la semana próxima en la Base Aeronaval Comandante Espora, en las afueras de Bahía Blanca y un día después en la Prefectura de Ingeniero White.

Los informes sobre casos de delitos de Lesa Humanidad acontecidos en la última dictadura militar, indican que «de los 66 casos que están en la causa, 13 personas se encuentran desaparecidas, otras 5 fueron asesinadas y las restantes fueron secuestradas y torturadas durante su permanencia en centros clandestinos en la zona de Puerto Belgrano, principal guarnición de la Armada».