El disco Animals, que este año cumplió 40 años, tiene una historia detrás: Roger Waters se había inspirado en el libro de George Orwell “Rebelión en la granja”.

El 23 de enero de 1977, hace 40 años, Pink Floyd lanzó el disco Animals, su décimo álbum de estudio. En el caso del libro del escritor británico, lo que logró fue denunciar los regímenes totalitarios de ese entonces (nazi y stalinista) y, el fin que tuvo la banda al momento de lanzar el disco fue un recurso para demostrar el desacuerdo con el sistema político y económico. Pink Floyd tuvo a George Orwell como bandera, para gestar su disco y lograr lo que se supone como una crítica hacia el capitalismo.

El famoso libro tiene la particularidad de que cada animal representa un elemento de la sociedad: Los cerdos son los políticos dominantes y corruptos, los perros representan a las fuerzas de seguridad como la policía y el ejército, y las ovejas son los obreros: el pueblo.

La tapa del disco también tiene una particularidad: está representada la Battersea Powe Station, una central termoeléctrica que en aquella época estaba a punto de terminar con su utilidad: como una crítica a la situación política de Inglaterra y a la decadencia de la era industrial de los años setenta. Además, Waters había manifestado que le encantaba ese edificio ya que tenía una conexión especial con la banda: las cuatro columnas las consideraba como a los cuatro integrantes (David Gilmour, Nick Mason, Richard Wright y él).

Además, el disco se relaciona con la actualidad: El 20 de enero pasado, Roger Waters había publicado en su usuario de Facebook un video en el que, con la canción “Pigs (Three different ones”, muestra escenas de cuando la misma sonó frente a 300 mil espectadores en el Zócalo de la Ciudad de México. Allí manifestó su inconformidad hacia el actual presidente de Estados Unidos Donald Trump.

Pink Floyd logró transformar un libro en música: Transmitió el mensaje brindó Orwell en 1945, pero esta vez ocurrió en 1977, 30 años después. Ylo dejó muy claro.

Magalí Robles