Nole estiró el invicto en el ATP 500 de Beijing al conquistar su sexto título aquí luego del 6-2 y 6-2 a Rafael Nadal (8°) tras una hora y media. Es el octavo trofeo de la temporada.

El serbio estuvo varios escalones por encima del campeón de 2005, salvando los dos break points que enfrentó en el primer set, además de tener los siete aces del partido, 82% de primeros saques (70% de efectividad de aquellos puntos) y cuatro roturas tras cinco oportunidades.

Así dejó el historial 22-23 en su contra, pero con triunfo las tres veces que se vieron este año, además que ya le había ganado aquí en la final de 2013. Su marca aquí es de 29-0 en partidos y 26-0 en cuanto a sets, con solo dos quiebres sufridos en la semana (en semifinales ante David Ferrer).

De todas formas el mallorquín subirá desde mañana un puesto en el ranking, y quedará sexto en la carrera a Londres. La próxima semana estarán en el Masters 1000 de Shanghái, donde debutarán en segunda ronda, misma instancia en la que el español fue eliminado en 2014; Nole había llegado a semifinales.

El número uno del mundo – que esta semana también jugó dobles por primera vez junto a su hermano Djordje – tiene marca de 68-5 esta temporada y doce triunfos seguidos ya que venía de ganar el US Open. El único año con más festejos fue 2011 cuando tuvo diez coronas, cuando todavía resta participar en Paris-Bercy y el Masters de Londres. Rafa, quien solo fue campeón en Hamburgo, Stuttgart y Buenos Aires, también había perdido la final del Masters de Madrid.

Más temprano Garbiñe Muguruza (5°) ganó su primer Premier Mandatory frente a Timea Bacsinszky (17°) por 7-5 y 6-4. Mientras que Stanislas Wawrinka (4°) venció a Benoit Paire (32°) en la definición del ATP 500 de Tokio. También Carlos Berlocq (151°) celebró pero en el Challenger de San Pablo ante Kimmer Coppejans (136°) por 6-3 y 6-1.