Muchos periódicos, revistas y redes sociales desde la trágica  muerte del actor Robín Williams el pasado once de Julio, han revivido  y llevado nuevamente a la palestra pública el tema del suicidio a los principales titulares “El artista se suicida después de luchar contra sus demonios”… a lo cual nos preguntamos ¿qué es lo que nos quieren informar realmente los medios de comunicación?

El tema central de estas publicaciones se basan en el tema del suicidio y la depresión pero no tratados de manera objetiva e informativa sino como una especie de sensacionalismo e irrespeto por la vida de una figura pública que en el fondo no es más que un ser humano como todos los que habitamos este planeta tierra.

Los investigadores A. Herberth y T. Niederkrotenhaler realizaron un estudio en el que se refieren al Efecto Werther o también conocido como Efecto Copycat, donde las personas toman como modelo a seguir el suicidio realizado  generalmente por una persona famosa o célebre  para  imitar sus acciones, creando procesos de identificación compartida, donde es plausible afirmar que los medios de comunicación se consideran el agente contagioso de estas reacciones que suceden en masa al no saber dar forma comunicativa a una noticia como esta.

Casos históricos se han visto, como por ejemplo la epidemia de suicidios que sucedieron en Estados Unidos y en el mundo, fundamentados en  el suicidio de figuras públicas como Marilyn Monroe en la década de los sesenta  y del guitarrista y cantante Kurt Cobain de Nirvana en los noventa.

¿Se debe evitar el efecto Werther en los Medios? Afirmativamente, porque ellos son los que moldean e influyen en los procesos de identificación de las personas que los consumen, saber informar es la clave sin dejarse llevar por el amarillismo de las notas de prensa ligeras donde se irrespeta la memoria de un ídolo cultural y también la sensibilidad del espectador.

Andrea Imbachi