El gigante tecnológico mostró a Spot, la última versión de su canino mecánico. Se trata de un equipo de 72 kilogramos que puede escalar y se destaca por su estabilidad. Está diseñado para funcionar en misiones de rescate y zonas de desastre.

Google en conjunto con Boston Dynamics desarrolló un perro robot al que bautizó Spot. Se trata de un androide que simula las patas del animal. Sin embargo, no posee cabeza, cola ni ningún tipo de revestimiento que inspire algún tipo de ternura.

Pesa 72 kilogramos y cuenta con un sostén hidráulico. Puede caminar, correr y hasta escalar de forma autónoma. Además, en un video en el que se lo puede ver en acción, se demuestra que puede recibir una patada sin perder estabilidad.

Se utilizará en zonas de desastre o como ayudante en operaciones de rescate, aunque no descartaron que pueda desempeñarse como asistencia de personas. La primera versión del aparato se llamó BigDog, era mucho más pequeño y su funcionalidad se circunscribía a transportar materiales.