El jueves será un día más complicado de lo previsto en materia de transporte. El jefe de la CGT opositora, Hugo Moyano, advirtió que la protesta de los gremios en reclamo de un bono de fin de año y de cambios en el impuesto a las Ganancias «paralizará» los servicios durante toda la mañana, y no por tres horas como se anunció inicialmente.

«Cuando haces asambleas a la mañana, se paraliza el servicio. Es prácticamente la paralización del servicio, por lo menos, en la actividad nuestra y en muchas otras actividades», afirmó el líder de Camioneros.

«Va a ser el jueves y por ahí se prolonga más. Esto es para decirle al Gobierno: «presten atención a los reclamos porque son justos», enfatizó.

Los sindicatos de transporte anunciaron días atrás una medida para pasado mañana que incluirá la realización de asambleas durante 3 horas, de 4 a 7, ante la falta de respuesta de la Casa Rosada a sus pedidos.

La protesta alterará el normal funcionamiento de servicios de colectivos urbanos, ómnibus de larga distancia, vuelos internacionales y de cabotaje, ferrocarriles y la actividad portuaria.

«Cada uno lo aplica según la actividad en la que se desarrolla. Hay actividades que si se paralizan tres horas a la mañana después no pueden continuar. Cada gremio lo ha planificado y lo va a aplicar de acuerdo a su actividad», alertó Moyano.

El jefe de la CGT opositora dejó abierta la posibilidad de convocar a medidas de fuerza si no hay un gesto de Cristina Kirchner a los gremios tras la protesta del jueves.

«Comenzamos con estas asambleas. Si no hay respuesta, se analizará profundamente y se tomará la determinación que corresponda», alertó.