El proyecto de ley que reforma el sistema de Inteligencia argentino recibió hoy media sanción en el Senado con 38 votos afirmativos y siete negativos, en una sesión especial que no contó con la mayoría opositora, y en la que se rindió homenaje al fiscal fallecido Alberto Nisman a la vez que el oficialismo rechazó las denuncias contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por encubrir el caso AMIA.

La iniciativa será tratada mañana en un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados y sería convertida en ley en la sesión del próximo miércoles 25 de febrero, informaron fuentes oficiales.

El oficialismo logró el quórum para sesionar con 38 legisladores presentes, entre los propios y el apoyo de Roxana Latorre (Alianza Santa Fe Federal), Jorge Garramuño (Movimiento Popular Fueguino), Lucila Crexel (Movimiento Popular Neuquino), José Roldán (Alianza Frente para Todos Corrientes) y María Higonet (PJ-La Pampa).