La Fibrosis Quística, se trata de una patología multisistémica, que se caracteriza por la disfunción de las glándulas de secreción exócrina, sudoríparas, bronquiales, gastrointestinales, pancreáticas, salivales, hepáticas y del aparato reproductor. El pulmón es el órgano más afectado y oficia de marcador pronóstico de la enfermedad.

De esto saben muy bien Nicolás Bernhardt y su familia, que luego de pasar por varios estadíos, recibió el 15 de junio pasado un trasplante bipulmonar, luego de permanecer en emergencia nacional desde el 18 de septiembre de 2015.

Hijo de una familia de Urdinarrain, fue diagnosticado a los cinco meses de edad. El trasplante, así como su tratamiento previo, fueron hechos en la Fundación Favaloro, donde ingresó el 15 de septiembre del año pasado, tras tener una hemorragia fuerte (Hemoptisis) y donde continúa atendiéndose.

Desde ese momento, la ONG “Alguien como yo Fq”, creada por la paranaense Fátima Heinze (también trasplantada) se ocupó de difundir su caso, insistir en la necesidad de la concientización acerca de la donación de órganos y también, hacer de vocera de los avances en la salud de Nicolás.

Mónica, su mamá, contó ayer a EL ARGENTINO “Nico se está recuperando muy bien. El 15 de septiembre se cumplirán tres meses de su trasplante y todavía tiene que permanecer en Buenos Aires para continuar con su rehabilitación cardiopulmonar. El 13 le harán la tercera biopsia. Gracias a Dios, está haciendo una vida normal, con todos los cuidados, claro”.

500-nicolas-bernhardt-y-faty-heinze