El fabricante de asientos Johnson Controls despidió a un operario de la empresa, lo que derivó en un conflicto gremial que detuvo la producción. Por tratarse de una pieza de entrega just-in-time, también se detuvo el trabajo de 4.400 trabajadores de Ford en Pacheco.

Johnson Controls es proveedor just in time de los asientos que llevan los Focus y Ranger que se fabrican en Ford. El sistema de entrega «justo a tiempo» implica que la automotriz no cuenta con un stock propio de butacas, por lo que depende para su producción de la entrega inmediata de las autopartistas.

El método justo a tiempo es un sistema de organización de la producción para las fábricas, de origen japonés que se comenzó a implementar en Toyota. No se produce bajo suposiciones, sino sobre pedidos reales. Una definición del objetivo del Justo a Tiempo sería “producir los elementos que se necesitan, en las cantidades que se necesitan, en el momento en que se necesitan” y que vuelve fundamental a la logística.

Enrique Alemañy, presidente de la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA) expresó que «para las terminales automotrices es necesario contar con una buena base de proveedores fuertes que operen en un contexto previsible .En el caso donde se han generado o existen conflictos, es fundamental trabajar para asegurar que las compañías sean viables y mantener las fuentes de trabajo a lo largo del tiempo”

Ford fabrica en Pacheco más de 500 vehículos por día, 70% de los cuales están destinados a la exportación, como es el caso de los modelos Ranger y Focus. Esta situación afecta a 4400 empleados que trabajan en Ford Argentina y a todo el resto de su cadena de valor.

@yesicastekli