Martínez advirtió que en la actualidad la suba de precios «se acerca a fronteras que incomodan el desarrollo de una economía sana». «Cuando hablamos de la inflación estamos muy cerca de una frontera muy riesgosa. Pasando la frontera viene la hiperinflación. Estamos en cifras muy peligrosas. La inflación es el impuesto a la pobreza y eso genera desocupación y hambre. La inflación es el impuesto a la pobreza y eso genera desocupación y hambre», indicó.

Reconoció además que en lo que va del año se destruyeron unos 20.000 puestos de trabajo en su sector: «La construcción es una industria de alta sensibilidad, que viene [afectada] por el control del dólar, la corrida bancaria y el fallo de la justicia americana. Estas tres noticias generaron una gran preocupación en el sector. Si se hace una sumatoria, del 1° de enero a la fecha hemos perdido 20.000 puestos de trabajo».

El sindicalista de la construcción consideró que el cepo cambiario «generó más expectativas negativas que positivas» y recordó que «hubo tantos cambios y frases celebres en la Argentina, que el que pudo comprar dólares tuvo en la historia una cierta previsibilidad». «Cuando no hay libertad para comprar dólares se genera una sensación de inseguridad terrible», justificó, en una entrevista con el diario La Nación.

A modo de ejemplo, señaló: «Teníamos una empresa constructora en Olivos que trabajaba en un desarrollo con insumos importados. Por las trabas a las importaciones tuvimos el riesgo de que 400 muchachos perdieran el empleo. Y así está pasando en muchos emprendimientos seriamente comprometidos. No se despide a los muchachos, pero trabajan menos horas porque los materiales para colocar no llegan. Y estamos hablando de inversiones privadas. A eso sumale que todavía estamos sólo con los anuncios de las obras hidroeléctricas o las vinculadas a la energía. No digo que no se vayan a hacer, pero estamos preocupados porque todavía no hayan comenzado. Del Río Colorado para abajo hay trabajadores que están formados profesionalmente para trabajar en las grandes obras que hoy están desocupados».