La preocupación por el medio ambiente se ha convertido en una prioridad para todo el mundo. Parece que, por fin, somos conscientes de la importancia de apostar por la sostenibilidad medioambiental si queremos vivir en armonía con nuestro entorno y dejar un planeta limpio y rico a las futuras generaciones.

Esta concienciación ha hecho que tanto particulares como empresas y diversas instituciones se impliquen en la lucha contra problemas como el calentamiento global o el mejor aprovechamiento de los recursos. Cada vez más, se organizan acciones que buscan llamar la atención sobre estos problemas y que cuentan con rostros conocidos para dar más notoriedad a esos actos.

Sin embargo, seguramente, para que la lucha por el medio ambiente sea realmente efectiva, es más importante el compromiso de los organismos internacionales y las grandes corporaciones que la implicación de artistas o famosos. La Organización de Naciones Unidas (ONU) movió ficha en este sentido con la instauración en 2015 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Los ODS se componen de un total de 17 metas que deben guiar a las empresas y gobiernos de todo el mundo con el objetivo de alcanzar a controlar el cambio climático, atenuar las desigualdades económicas, apostar por la innovación o mejorar la calidad de vida de las personas, entre otras cuestiones. Para lograr estos objetivos, se estableció la Agenda 2030, que incluye una serie de recomendaciones sobre diversos aspectos a mejorar, muchos de ellos relacionados con la sostenibilidad medioambiental.

El objetivo 12 de los ODS de la ONU establece la “Producción y consumo responsables”, donde el reciclado, y la economía circular en general, juegan un papel fundamental.

Global Recycling Day 2021

El pasado 18 de marzo se celebró el Día del Reciclaje Mundial, una fecha establecida en 2018 por el Bureau of International Recycling (BIR) con un doble fin: decir a los líderes mundiales que el reciclaje es un asunto demasiado importante como para no ser tenido en cuenta como una prioridad a nivel global, y pedir a todo el mundo que piense en los productos que nos rodean no como desechos sino como recursos en sí mismos, dándoles así la importancia que merecen.

El BIR es una federación internacional de la industria del reciclaje que representa a unas 800 empresas y 35 asociaciones nacionales de reciclado de 70 países distintos. El 18 de marzo supone la celebración de las iniciativas individuales o colectivas que dan valor a la acción de reciclar los productos que ya no queremos para darles una nueva vida.

Estos profesionales del reciclaje se refieren a los productos reciclados como “el séptimo recurso”. A la hora de abordar el tema de la protección medioambiental, se habla de agua, aire, carbón, gas, petróleo y minerales; esos son los “seis recursos naturales” que hay que proteger, puesto que son limitados. El BIR propone añadir un séptimo recurso, que es el que proporciona el reciclaje de desechos. Cada año, este “séptimo recurso” supone un ahorro de 700 millones de toneladas de emisiones de CO₂ a la atmósfera.

La edición de 2021 del Global Recycling Day, cuyo lema es “reducir, reutilizar, reciclar, recuperar”, está muy ligada a la 2020, puesto que ha sido un año en el que se han tenido que interrumpir muchas actividades en todo el mundo. El año pasado, este día internacional del reciclaje se dedicó a los “héroes del reciclaje”, y este 2021 trata de celebrar a esos héroes.

Global Recycling Day reconoce acciones llevadas a cabo en distintos puntos del planeta, desde la elaboración de bolsas con plástico reciclado en Uganda hasta la confección de prendas de moda con ropa usada en Filipinas. Pero también es importante la acción individual.

En los últimos años se están llevando a cabo diversas iniciativas para incentivar el reciclaje entre los ciudadanos, ya que la cantidad de residuos que producimos a nivel individual es enorme. Uno de los incentivos más comunes es “premiar” el reciclado con dinero a través de, por ejemplo, máquinas como las que acaban de instalar en España y que son bastante comunes en el norte de Europa y algunos puntos de EE. UU.

Este tipo de iniciativas que recompensan a quienes reciclan pueden ser para muchos como los bonus de los juegos que dan tiradas gratis, aunque para otros no se trata de ningún juego, sino que el reciclaje puede suponer una importante fuente de trabajo. Estos incentivos son un medio de vida para muchos, especialmente las comunidades más desfavorecidas.

Necesidad del reciclaje en Argentina

Solamente seis países son responsables del 50% del total del reciclaje de basura que se produce en el mundo. Pese a que son muchas las ciudades de todo el planeta que han mejorado sus tasas de reciclaje, se destacan especialmente Suecia, Alemania, Austria, Bélgica, Holanda y, sobre todo, Suiza.

América Latina está señalada por el Banco Mundial como la región que menos recicla de todo el mundo. Dentro de los que más basura producen en el Continente, la Argentina se sitúa en tercera posición, por detrás de México y Chile. Los argentinos generan una media de 1,14kg de desechos al día.

Pese a que, en su mayoría, hay una voluntad de reciclar entre los ciudadanos, parece que el problema es la falta de medios e información sobre cómo hacerlo correctamente. Así se desprende de un estudio para Ecoplas: el 90% de los encuestados opina que el reciclado debería ser obligatorio, sin embargo, solamente el 60% recicla. Una brecha que pone de manifiesto el largo camino que queda por recorrer para alcanzar los objetivos de la Agenda 2030.