El Gobierno envió efectivos federales, medios y suministros de primera necesidad para colaborar con las autoridades de Salta en el operativo preventivo de evacuación y asistencia de alrededor de 10.000 personas por la crecida del río Pilcomayo.

El subsecretario de Operaciones de Protección del Ministerio de Seguridad de la Nación, Daniel Russo, viajó al municipio de Santa Victoria Este, en el extremo norte de esa provincia, cerca de la frontera con Bolivia, para coordinar los mecanismos de respuesta en el marco del Comité de Crisis.

Trabajan en el lugar efectivos de Gendarmería y del Ejército y personal especializado del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación junto a agentes de la Policía provincial, Defensa Civil y bomberos voluntarios.

El Ministerio de Defensa envió más de diez camiones con efectivos militares y equipos para levantar centros de evacuados (carpas grandes para alojamiento, puestos de socorro y cocina).

El Ejército además sumó vehículos de gran porte, botes y un helicóptero que se mantiene en apresto en la zona de emergencia.

El nivel del río Pilcomayo llegó a los 6,78 metros y, por las proyecciones de nuevas crecidas, las autoridades activaron de manera preventiva el operativo de evacuación general de toda la población que vive sobre la costa.

También decidieron instalar un campamento en el kilómetro 79 de la ruta provincial 54, donde las familias contarán con servicios de luz eléctrica, agua, alimentos y atención de salud básica.

“El Gobierno brinda apoyo y sostén al plan de evacuación que desarrolló la provincia y ya se están preparando los centros para que las familias afectadas reciban cobijo, comida y lo elemental hasta que la situación sea superada”, informó Russo.

“El Ejército y la Gendarmería ya están trabajando ahí y vamos a evaluar qué otros aportes podemos hacer desde el Gobierno nacional en conjunto con la provincia para hacer frente a esta emergencia”, añadió.

El subsecretario remarcó que “el pico de crecida del río es histórico” y subrayó que “toda la región está en alerta y estamos monitoreando permanentemente para evitar que la población corra riesgos”.

“Estas situaciones afectan a los más vulnerables, a los que tiene menos recursos, por eso el Estado nacional, a través del Ministerio de Desarrollo Social, tiene planes para asistir a las personas que han perdido mobiliarios y que puedan restituirlos“, apuntó.

A su vez, en la vecina localidad de Los Toldos, las persistentes lluvias y el aumento del caudal de los ríos Condado y Oroseño provocaron la caída de un puente bayle sobre la ruta provincial 19.

Los peatones pueden circular por el Puente Grande, que se encuentra distante a unos 300 metros, pero no está habilitado para el tránsito vehicular y, de continuar las precipitaciones, las autoridades prevén el corte total de manera preventiva.

El último parte oficial señala que existe una situación de riesgo por las lluvias intensas y la crecida de ríos en las ciudades de Tartagal y Salvador Mazza.

En el marco del Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR), la Secretaría de Protección Civil articula las acciones de distintos ministerios, organismos nacionales y de las fuerzas federales en coordinación con las autoridades de las provincias y municipios ante eventuales situaciones de desastre por causas climáticas.